jueves, octubre 12, 2006

La "secularización" del perro...


"Te estas secularizando..." Escuché estas palabras como una acusación a modo de broma esta semana.

Tenían razón (entre broma y broma, la verdad se asoma -dice mi esposa-) Literalmente me "escapé de mis deberes pastorales" para dedicarme a algo taaan secular como lo puede ser el teatro infantil.

Ahora que tengo tiempo de pensarlo un poco, quizá no me he secularizado; más bien nunca he sido un clérigo en el sentido estricto de la palabra.

Es cierto, el próximo mes de diciembre cumpliré tres años de ser un "pastor ordenado" (antes era re-desordenado y desastrozo), un grupo de presbíteros me examinaron y determinaron "recomendarme" para ejercer el ministerio pastoral, impusieron sus manos sobre mi cuando la iglesia acordó ordenarme, e incluso oraron para ponernos (a mi esposa y a mi) en las manos del Señor. Sin embargo, antes que ser para la gente que me rodea un "ministro" (en el sentido que ahora se le da) quiero ser un cristiano...

Cuánto nos empeñamos los cristianos por distinguirnos como "eclesiales" o "seculares", "laicos" o "clérigos", "ministros" o "miembros"... cuando todos fuimos llamados a "ser discípulos y a hacer discípulos".

Puedes acusarme de simplista, pero me gustaría que cada día la iglesia se pareciera más a un organismo y menos a un organigrama; que hubiera más siervos y menos "ministros"; menos "santidad exclusiva" y más "estar en el mundo"(aunque no seamos del mundo).


"Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo..."
Jesús en Getsemaní (según Mateo)

5 comentarios:

Jaaziel dijo...

Estas "echado a perdel" perrazo
Un abrazo, se te extrañaba mi hermano

Carlos González dijo...

Qué puedo decirte fiel amigo canino... Gracias a Dios porque las pulgas no se suben a los perros limpios y bien bañados (cosa que depende de que el perro quiera bañarse y el Amo lo tenga bien cuidado, cosa que se sobre entiende es así). Aunque recorras las calles de la colonia donde vives, se que lo único que logras es inspirar a otros perros a buscar un buen baño de burbujas. A mi se me antoja, de leerte, ser perro del mismo Dueño que tú (en sentido figurado) pues tú sabes que tengo el mismo dueño, sólo que como yo soy samurai y no perro, en mi caso a mi Dueño y Señor se le dice Daimyō (大名)

Bendiciones, como siempre, me animas a ser tan perro como tú. Te mando un hueso y una pelota de hule.

Erika Sánchez dijo...

¡Que bárbaro perro! No sabes como me gusta leerte, y ahora descubro que existe la mama de los perritos y ¡Que barrrbaridad! me encantó su blog (queria dejarle saludos pero creo que solo las pulgas provenientes de Blogger son las unicas que tienen autorización de subirse a su tapete, jejeje)

Que chido que existan personas como ustedes dispuestos a ladrar a ese volumen sin miedo a que los callen con un zapatazo.
Bendiciones perro!!!
Abrazos a la mamá de los perritos.

El Perro dijo...

Jaaziel: Qué se le va a hacer! Y así me quiere el Señor! Bendiciones!

Carlos: Gracias por el hueso y la pelota, la compartiré con otros perros esta semana.

Akire: Ya pueden brincar todo tipo de pulgas en "La mamá de los Perritos", le di el abrazo de tu parte a mi esposa... bien fuerte!

Zapatazos si hay de vez en cuando, pero ya aprendimos a cabecearlos.

Gaby dijo...

Si esa es tu "secularización" síguete "secularizando", Perro.