martes, octubre 31, 2006

reformándonos...


La verdad es que nunca me había fijado en esta fecha como un día para celebrar... siempre fuí de los que vió el 31 de octubre como una oportunidad para "luchar contra las fuerzas demoniacas que desean atrapar a nuestros niños con su fiesta de dulces" es a través de El Ojo Protestante de mi hermano Daniel Dañeiluk que me pongo a pensar en el asunto (y Jaaziel colabora con ello)...

95 tesis en la puerta de una catedral iniciaron un movimiento que le dió la vuelta a lo que el mundo "creía que creía", no que antes no hubiera otros tipos que pensaron que algo andaba mal con "la iglesia" pero las condiciones históricas, políticas y sociales fueron determinantes para que esto fuera más alla de lo escrito... "El justo por la fe vivirá" Fueron palabras que revolucionaron el pensamiento cristiano de aquella época, para redescubrir la salvación por gracia.

Me gozo en saber que hombres como Lutero, Hus, Calvino, Zwinglio y otros compartieron sus pensamientos e ideas para avanzar en el redescubrimiento de principios bíblicos que nos lleven a vivir la iglesia... sin embargo creo que debemos ir más allá de "gozarnos y celebrar".

Un antigüo patrón, nos decía (como pretexto para no darnos como día libre el 1º de mayo): "Hay que celebrar el día del trabajo, trabajando"... Nosotros deberíamos celebrar el día de la reforma... ¡reformándonos! En lugar de buscar una iglesia que se adapte a nuestros gustos, tiempos o "necesidades" deberíamos buscar ser la iglesia que Dios desea.

La reforma debería ser celebrada no como algo terminado (algunos estamos muy lejos de ser algo terminado) sino como un proceso en el cual todos podemos participar a través del diálogo... Quizá no todos podemos "postular" una tesis como el Doctor Lutero, pero todos podemos soñar como mi hermano Abel García: "...En resumen, quisiera una iglesia que simplemente ame de verdad, capaz de sacrificarse de ser necesario como Cristo lo hizo por nosotros..."


"...Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha..."
Pablo a los Efesios




5 comentarios:

Jaaziel dijo...

Totalmente de acuerdo con tu patrón, y estoy seguro que nuestro Patrón estará de acuerdo ;)
La mejor forma de celebrar la Reforma es reformando.
Me gustó, mi hermano

Gaby dijo...

Qué bueno que te guste leer y dibujar, Perro. :)

Gaby dijo...

Jaaziel, por que no te encuentro?

Ovejita negra dijo...

jajajaja! el dibujo está genial y a doc para la celebración! me encanto!
Pero además de hacerme reír mucho, como siempre me hizo pensar (es buen hábito)qué es la iglesia... parte y de parte de quién estoy reuniendome y para qué!
Es muy chistoso que la gente me pregunta: ¿Y ahora a qué iglesia vas? Pero.. pero.. esa no es iglesia no?! le dicen "templo o algo así" y para una ovejita confiada esas preguntas le dan mucha risa, porque es como la sal! la sal es! (por cierto ese ladrido también me dió mucha risa, las estrategias del granito de sal para ser más salado) Ja!
En fin! yo no voy a la iglesia, ni al templo... yo soy parte de la iglesia y soy el templo de Jesús, así que donde quiera que me reuna con otra ovejita ahi estará, él lo dijo, no yo.
o.k. si voy, si voy, pero yo le digo por su nombre, voy a Horeb, y no sólo voy los domingos, también cuando puedo voy los miércoles, porque me gusta sentirme en familia y en común unión.
Abrazo!
Ovejita negra

gabo dijo...

Me gusta tu blog. Lo encontré por medio del blog de Almas Eternas. Saludos desde el DF.