miércoles, octubre 18, 2006

Primero la identidad de la iglesia...

Hace un par de días publiqué “¿Por qué y para qué existe la iglesia?” y hoy, por la gracia del Señor el buen Alex Rodríguez me invita a pensar* en el planteamiento de mi pregunta diciendo: “¿Qué tal si la pregunta misma está errada? ¿Qué tal si en vez de enfocarnos en función y propósito (como si la iglesia fuese un artefacto), nos enfocáramos mejor en hallar nuestra identidad, y nada más?”

Inmediatamente recordé haber publicado algo al respecto: Ser y hacer…: “Sin embargo la sal no hace, la sal es... como cristianos debemos pensar más en el ser y el hacer será el resultado…”

Rebuscando un poco más entre las cosas que he escrito encontré esto en un estudio que tuvieron a bien publicarme hace algunos años: “La definición de una identidad, es una base fundamental, es, la acción previa inherente a la búsqueda de propósito; no se pueden establecer metas, objetivos o tareas para un organismo del cual no se conoce su esencia...”

Como bien dice Alexander: “El propósito… ¿no nace naturalmente de su identidad…?”

Quizá por ello Dios en su infinita sabiduría inspiró a los escritores de la Biblia a utilizar figuras para la iglesia con las cuales pudiéramos sentirnos identificados: El Cuerpo, El Templo, La esposa…

Es curioso que Alex use como ejemplo a mi esposa: “¿Acaso no sería un atrevimiento y un troglodismo si un día te pregunto "oye, Perro, ¿pa qué sirve tu esposa?"? ¿No sería más correcto que te dijese que la quisiera conocer, para saber quién es ella?”… ¡Porque precisamente una de las figuras que más me gustan para la iglesia es esta misma!

Cuando decidí casarme con mi esposa, fue porque vi que ella tenía todo lo que yo deseaba. No compré muchas cosas para nuestra boda, pero entre las cosas que compré hubo un anillo de compromiso que le recordaba a ella el día en que la desposaría; también compré un vestido, blanco y radiante con el que se presentó ante Dios y ante mí el día de nuestra boda.

Jesús, nos ama tanto, que nos ha sellado con su Santo Espíritu recordándonos el día en que nos llevará a su lado, y nos ha vestido de santidad y gloria comprada con su sangre en la cruz.

”Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.”

Pablo a los Efesios.


*Gracias hermano!!!

4 comentarios:

Alexander Rodríguez dijo...

Magnífico . . . tus pensamientos obran en paz y consuelo a mi vida.

Gracias por compartir los susurros del Espíritu, y por permitir que los pocos que yo llego a escuchar te sirvan de estímulo.

Tu hermano siempre, en amor incondicional,

A&R

Jaaziel dijo...

Quiero que sepaís ambos, que es lo más dulce, inspirado y hermoso que he leido sobre la iglesia en mucho tiempo
Gracias hermanos, y gracias por compartirlo

Ovejita negra dijo...

Tu eres para mi como Pablo a Timoteo. (aunque yo sea más bien timoatea)
Tu vida,tu hermoso espiritu es para mi paz, como lo son los brazos del pastor a la oveja perdida.
Abrazo!
Ovejita

Ovejita negra dijo...

Jesús es mi descanso, mi paz, también es mi fuerza y mi pasión por la vida! él es todo!
Cuando alguién me dice: ¿y vives sola? y comes sola? y con quién vas a ir al cine? siempre hay una respuesta: Con Jesús!
Pero él pone a personas como tu, a la familia, amigos y hermanos para que recibamos abrazos de paz, llenos de amor en Cristo!
Gracias por ser mi amigo!
Ovejita