lunes, diciembre 11, 2006

¿Cristianos de dos naturalezas o cristanos de doble moral?


Nadie se preocupo de "discipularme" cuando "acepte" a Jesucristo como mi Señor y salvador, quizá era demasiado joven para que les importara mi desarrollo espiritual (siete años) sin embargo, a la hora que decidí bautizarme (cinco años después) mi pastor (como buen pastor bautriste) me asignó un discipulador que me diera las lecciones para nuevos creyentes.

Durante esas lecciones aprendí que todo cristiano tiene "dos naturalezas": la nueva naturaleza adquirida a partir de el nuevo nacimiento (es decir, cuando "acepte" a Jesucristo como mi Señor y salvador) y la vieja naturaleza residuo de mi vida "natural" sin Cristo (el viejo hombre)... ambas naturalezas en una lucha constante dentro de mi.

Lo anterior lo expresa Pablo de la mejor manera: "Asi que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal esta en mi".

Hay otras lecciones que recibí y no gracias a mi pastor (sino a pesar de él) además de ser cristianos de "dos naturalezas" muchos somos cristianos de "doble moral", que colamos el mosquito pero tragamos el camello.

Prontos para juzgar y señalar las faltas de los otros, pero condecendientes y apapachadores con nuestros propios "pecaditos"; niños en Cristo que señalamos delante de "Papá" Dios las "travesuras" de nuestros "hermanitos" para que nuestras propias "travesuras" no se vean "tan grandes".

Es curioso que estas líneas salgan de un perro pecador como yo, sin embargo precisamente el primer paso para dejar de ser de "doble moral" es reconocerse a sí mismo como falto. No estoy orgulloso de mi pecado y mucho menos busco "presumirlo". Simplemente soy un perro que se ha cansado de tener "dos caras" aunque sigo teniendo "dos naturalezas".

Algunos cristianos se "persignarán" al saber que un "pastor" (aunque no me gusta que me llamen así) confiesa abiertamente que es pecador. Estamos tan acostumbrados a los "hombres (y mujeres) de Dios", a los "siervos perfectos" que caminan flotando cinco centímetros por encima del suelo, que resulta inadmisible que un "ministro" se "presuma" falto.

En alguna ocasión una persona me dijo que yo era como "un libro abierto", que necesitaba ser un "poquito hipócrita". ¡Nadie necesita ser un poquito hipócrita, Nadie necesita encubrir su pecado, Cuando tenemos un abogado todopoderoso!

Es triste como algunos que han recibido "más gracia" son los primeros en señalar a aquellos que se atreven a confesarse pecadores. Quizá muchos estarán en mi misma condición... su única virtud es permanecer callados en lugar de decir: ¡Tengo dos naturalezas, pero a partir de hoy, una sola cara!


"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad"
Juan
"Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros..."
Santiago

Licensed by Copycristian

11 comentarios:

Jaaziel dijo...

En esa perrera no te voy a dejar estar solo, hazme un hueco, que me ponga a tu lado.

"¡Nadie necesita ser un poquito hipócrita, Nadie necesita encubrir su pecado, Cuando tenemos un abogado todopoderoso!"

Bendito sea el Señor

ИUV∂ dijo...

también me uno!.

caro dijo...

Aquí otra acompañante mientras haya que "cargar el muerto" (esa naturaleza pecaminosa ya crucificada y muerta... pero contaminante, pesada y apestosa).

Pd. ¡Hoy me acordé de tí perro! ¡y de cómo tus ladridos son un buen aviso siempre! En definitiva... más vale que perro ladre a que perro calle (Isaías 56:10).

pedro dijo...

Querido "pichicho", todos somos portadores de esa doble naturaleza, algunos caen en el fariceismo; algunos gracias al Señor han logrado disminuir la "vieja naturaleza", pero sigue alli presente y es una lucha continua.-
Gracias por tu humildad, por reconocer ante esta jauría, que aún luchas con ella, y que no eres perfecto; pero luchas para vencer.-
En ella me uno a tí, reconociendo que de todos soy el más pequeño; pero no puedo rehuir al llamdo de nuestro Maestro y como lo dijo Pablo: "no es que lo haya alcanzado, pero prosigo hasta llegar a la meta, al premio supremos"

Lizzie dijo...

¡Grandioso Perro! Muy buena reflexión... ¿habrá lugar en la perrera? Me sumo!

El Perro dijo...

Hermanos claro que hay lugar en la perrera: ¡La Gracia del Señor es infinita!

Joan Velez dijo...

Mi amigo Canino,
se que te gusta mucho la lectura, creo que te gustara mucho el libro "Whos right is" del Dr. Kelley Varner
en el cual expone de manera magistral el punto de la dualidad como yo lo llamo, Es un hecho que la dualidad(la carne,Adan) esta en medio de nosotros pero sino nos desasemos de el por la renovacion de nuestro entendimiento(mente,corazon) es ese velo de nuestra carne que nos mantine alejados del lugar santisimo el cual el mismo con su muerto nos dio el derecho de entrar con el en su trono. El hombre que vive en dualidad esta condenado a pasar su vida en altas y bajas, riendo un dia y llorando en otro por eso santiago 1 dice que es como las olas del mar y que nada repito nada recibira de Dios. Mientras Adan este vivo en nuestras vidas nuestro nuevo esposo no pude redimirnos porque todavia estamos casados con Adan(la carne) Cristo nos llama a tomar sus Cruz directo al calvario para crusificar el velo de nuestra carne y tener completo acceso a su herencia.
Hebreos 10:16-23
16 Este es el pacto que haré con ellos
Después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en sus corazones,
Y en sus mentes las escribiré,(D) m
17 añade:
Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones.
18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.
19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,
20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,
21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,
22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones(F) de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.
23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

Muchas Bendiciones

La Monja dijo...

Perro:
Una de las cosas que que aprendí primero del apóstol Pablo (ese sí que era apostol) fue que al decir que era el peor y el primero de todos los pecadores, no estaba usando ninguna metáfora ni estaba escribiendo poesías acerca de sí mismo.
Así me vi yo. Desde el principio.
No me importa la cara de escándalo de las señorotas puras.

Un escritor de Buenos Aires, dijo: "Estaba yo en la estrada de un teatro, y de repente me vi desde la estrada de enfrente, me vi sentado en aquella otra estrada del teatro, y me vi tal como yo era, como nunca me había visto, y juro que era yo, porque al verme en mi completa dimensión, me dije: ahí estoy yo, ese soy. Y me di asco."

Menos mal que la teología paulina no termina en Romanos 8!!! Sigue!! Sigue!!

Abrazos.

Ovejita Negra dijo...

Gracias! yo tengo que aprender mucho acerca de eso, luchar y vencer en Cristo!
Ovejita negra.

Abel dijo...

Mira tú, no leí tu post, pero se parecen mucho. Es que esas cosas son demasiado evidentes... y un gran reto, ¿no crees?

Muchos saludos,

El Perro dijo...

Abel:
Asi es hermano! Que el Señor nos permita enfrentar ese reto...