martes, julio 04, 2006

¿Qué es la felicidad?

La mayoría de las personas pensamos en la felicidad como un estado de nuestra vida que debemos alcanzar es por ello que nos preguntamos Cómo lograrla u obtenerla.

Montañas de libros se han escrito, miles de conferencias, pláticas y seminarios se han dictado, millones de artículos se han publicado para responder esta pregunta: ¿Cómo puedo ser feliz?

La respuesta es sencilla desde la perspectiva del mundo: Dinero, sexo y poder. Si la pregunta es ¿Cómo puedo ser feliz? El mundo te extenderá una receta, una formula, un mapa a seguir para obtener lo que deseas. Si la pregunta es ¿Cómo puedo ser feliz? El mundo tiene una respuesta.

Sin embargo, no puedes perseguir lo que no has visto porque quizá al tenerlo delante de ti no lo reconozcas... En la historia de México existe un personaje mítico: “Chucho el Roto” el hombre de los mil disfraces, los militares que iban a aprehenderlo jamás pudieron hacerlo porque podían tenerlo enfrente y no reconocerle. Iban a buscar a “Chucho el Roto” sin saber cómo era.

Las mayoría de las personas actuamos de la misma manera: Buscamos la felicidad porque el mundo nos dice que debemos obtenerla, pero si la tenemos enfrente no la reconocemos. La pregunta entonces no es ¿Cómo puedo ser feliz? Sino ¿Qué es la felicidad?.

Cuando Jesús vio la multitud que le seguía supo que ellos como ahora nosotros, le buscaban para encontrar la felicidad. Ellos sabían que Jesús tenía poder, les gustaba escuchar sus historias, necesitaban ser sanados, necesitaban ser liberados, necesitaban ser alimentados, necesitaban un mensaje de esperanza… Entonces Jesús sube a la montaña y se detiene, se sienta, la gente que le seguía aún en su búsqueda tiene que detenerse, tienen que escuchar lo que le va a decir.

Jesús dice: Felices...
Y la gente se alboroza... van a escuchar una nueva receta para ser felices!
Pero lo que escuchan parece ser una contradicción: Felices, felices, felices, Bienaventurados, bienaventurados, bienaventurados... los pobres en espíritu, los que lloran, los mansos, los hambrientos de justicia, los misericordiosos, los de corazón puro, los pacificadores, los perseguidos.

Definitivamente eso no se parece a las fórmulas del mundo!!! No hay cosas que hacer, no hay pasos que seguir, y para colmo las pocas frases que nos invitan a hacer algo no tienen que ver con obtener dinero o poder.

Desde el punto de vista de Jesús la felicidad no es algo que debes obtener o ganar, sino algo que Dios da a aquellos que viven en su Reino. La invitación de Jesús al iniciar su ministerio era: Arrepentios porque Reino de los Cielos se ha acercado.

No son felices los pobres, los amolados, los acabados, los chillones, los “muertos de hambre” por el hecho de serlo, sino porque reconocen que lo son.

El mundo nos dice que podemos encontrar felicidad en la autosatisfacción, la autosuficiencia, la autocomplacencia y otros tantos “autos”. Jesús enseña que la felicidad es saber que no podemos depender de nosotros, porque entonces estamos listos para depender de la capacidad de Dios.

Dios bendice a los que confían totalmente en él, porque ellos forman parte de su reino. Jesús mismo se abandonó a la voluntado y poder del Padre cuando dijo: “Nada puedo hacer por mi mismo”.

La tarea del cristiano no es entonces buscar la felicidad, sino buscar el Reino... depender total y completamente de la gracia, el poder y la voluntad de Dios.

La felicidad esta en el Reino. Punto.

Pero, déjame contarte un secreto... mucha gente piensa que si la felicidad esta en el Reino, solo podrá ser feliz en el Reino y ven su felicidad como algo que alcanzarán solo cuando “mueran y vayan al cielo” (o “al reino de los Cielos”). Pero el Reino esta entre nosotros y puede estar en ti... Jesús dijo: "Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia", su predicación era: "El Reino... se ha acercado" tu puedes ser un ciudadano del Reino en este momento, puedes vivir la vida abundante en este momento... y en este preciso momento puedes ser feliz.


"...porque de ellos es el reino de los cielos".
Jesús en la montaña (Según Mateo)


(foto original de: DID's)

7 comentarios:

Jaaziel dijo...

Hermoso, mi hermano

Alexander Rodríguez dijo...

Excelente!!!! Me encanta tu aplicacion de la visión "eternalista" que tanto me apasiona. Colocaré un enlace desde mi blog, ya que es tan relevante a la serie de articulo que estoy tratando de escribir.

Adelante bro!!!!! Bendecido (¡y feliz!) eres,

Alexander Rodríguez

Wilmer dijo...

Que genial articulo hermano!
Realmente que Dios lo ha usado para decirme algo.

AH! y muchas gracias por el pesame.

No pares de escribir brother.
Que nuestro Señor te bendiga!

Anónimo dijo...

Gracias!!
Precisamente ayer... me doble de rodillas, llorando afligida y agotada de usar mis propias fuerzas y dije: ayudame porque yo sóla no puedo, tenerte conmigo todos los días y no abandonarme con plena confianza en ti, sólo es de ovejas tercas... entonces dormí sin contar borregos.. sin soñar con lobos y me desperte felíz! porque él está conmigo y para siempre!
Ovejita negra

ovejita negra dijo...

Se parece a la Toshca!!!M! y aprovecho para poner en práctica la guía de como dejar de ser un usuario anónimo. Ja!

ovejita negra dijo...

porque se me olvido ponerlo en el primero...con estos son tres y me despido!
abrazo!

veldugo01 dijo...

WOW!! BROTHA!!! te la botaste!!!
by the way: saludos! tenía mucho que no me conectaba!
Dios te bendiga (de verdad y no por costumbre):
Fausto Liriano